¿Qué dirías que hace falta para gestionar bien un proyecto de marketing digital?

  • Según Standish Group, sólo el 34% de los planes digitales que se emprenden terminan con éxito 

  • Te contamos cómo afrontamos en WEROI un proyecto, con qué lógica y espíritu, para conseguir situarlo en ese 34% y que las empresas que confían en nosotros alcancen los resultados esperados

 

‘Proyecto’ es una palabra que en WEROI utilizamos a diario. Nuestro trabajo se divide en proyectos.

Una definición de ‘proyecto’ que nos gusta es la que escuchamos a José Ramón Romero Roldán, Project Manager de Microsoft:

 

“Proyecto es un esfuerzo temporal que se realiza para crear un producto, servicio o resultado único”.

 

‘Esfuerzo temporal’ implica que hay un comienzo y un final, mientras que ‘resultado único’ hace alusión a que cada proyecto tiene un desarrollo y un desenlace diferentes.

 

En este post queremos explicarte cómo afrontamos la gestión de los proyectos en WEROI, con qué lógica, espíritu y organización, independientemente de su naturaleza:

 

  • Proyecto completo de digitalización para una empresa industrial B2B.
  • Prospección en busca de distribuidores en mercados de exportación.
  • Promoción de un evento o feria en la que la empresa vaya a participar.
  • Lanzamiento de un nuevo producto o servicio.

 

Pero antes queremos compartir contigo unas cifras.

Standish Group (organización independiente de Tecnología de la Información [TI]) afirma en su último informe Chaos que sólo el 34% de los proyectos TI que se emprenden terminan con éxito.

El 34%. Una tercera parte.

 

Y además:

  • La desviación del presupuesto en este tipo de proyectos es, de media, del 189% respecto a lo que se había previsto.
  • Y los retrasos, del 222%.
  • A lo que hay que sumar el fracaso de “muchos de ellos” a la hora de conseguir los objetivos/resultados esperados.

 

Son cifras preocupantes. Y la pregunta es: ¿a qué se deben? ¿Qué se está haciendo mal?

 

Tras más 10 años al frente de proyectos digitales con más de 70 empresas, la mayoría del sector industrial B2B, en WEROI tenemos una idea bastante clara sobre dónde puede estar el problema.

Al principio del post decíamos que todo proyecto es un ‘esfuerzo temporal’, con un comienzo y un final.

Pues bien, pensamos que para alcanzar el éxito es clave que, además de utilizar una metodología contrastada (pregúntate siempre: ¿qué se ha conseguido antes con ella?), en ese intervalo de tiempo haya una BUENA PLANIFICACIÓN, un desglose del trabajo y una secuencia estudiada de las tareas a realizar.

Sin esa planificación, sin una buena ‘carta de navegación’, será complicado que el proyecto llegue a buen puerto.

 

Entre otras cosas, esa planificación te ayudará a:

  • Eliminar (o reducir) incertidumbres y miedos.
  • Ser mucho más eficiente.
  • Entender mejor los objetivos.
  • Tener una base para controlar y hace un SEGUIMIENTO del proyecto, de cara a ir optimizando las acciones en caso de que no se estén logrando los objetivos marcados.

 

Ahora bien, reconocemos que planificar con mimo tampoco garantiza al 100% que se cumpla con el itinerario previsto.

Por mucho que uno proyecte, a veces son inevitables las desviaciones, los retrasos o los contratiempos debido a variables que están fuera del alcance de los responsables de la gestión.

 

En el caso de WEROI, algunas de las ‘piedras’ que solemos encontrar en el camino son:

 

  1. Falta de tiempo por parte de la empresa para transmitirnos la información necesaria e imprescindible para el arranque y desarrollo del proyecto.
  2. Modificaciones en los objetivos por parte del cliente. Que, por ejemplo, se hubiera decidido analizar el mercado potencial digital de, pongamos, 5 productos de dos líneas de negocio en tres países/mercados y, en vista de los buenos resultados obtenidos, la empresa decida de pronto ampliar a más productos y a más países.
  3. En la Fase 1 de los proyectos, en WEROI realizamos un análisis del mercado potencial digital. Y aunque sea poco frecuente, ese estudio puede determinar que no existe demanda digital para el producto/servicio analizado en el país/mercado objetivo. Ahora bien, aunque esto sea un inconveniente, tampoco debe interpretarse como tiempo perdido. Al contrario. Que no exista demanda puede significar, por ejemplo, que el mercado es nicho, no que no haya mercado. Son, por tanto, datos valiosos para reenfocar la estrategia digital y dirigir los esfuerzos allí donde realmente estén las oportunidades comerciales.

 

Y en cualquier caso, lo importante en estas y otras situaciones ‘difíciles’ es tener la capacidad de reajustar y/o reorientar el trabajo para asegurar, así, que el proyecto salga adelante en tiempo y forma.

 

Piénsalo: ¿no te ha ocurrido compartir alguna vez un viaje a algún país exótico con alguien que ya había viajado mucho?

¿Sí?

¿Y no has tenido la sensación de que para esa otra persona el tiempo transcurría más… despacio?

Como si a fuerza de haber visitado lugares y de haber vivido aventuras (y desventuras), tu acompañante hubiera desarrollado algo especial –llámese instinto o intuición u oficio o como se quiera– que le permitiera percatarse unos segundos antes que tú de las situaciones, peligros o amenazas. Segundos que pueden ser de oro en según qué circunstancias.

Y qué agradable resulta viajar con alguien así, ¿no crees?

Uno se siente más seguro y tranquilo y puede relajarse y disfrutar con plenitud de la experiencia, centrarse en los detalles (¡tan importantes!) que en circunstancias diferentes, debido a la tensión y al miedo, pasarían completamente inadvertidos.

 

Pues así nos sentimos en WEROI cuando gestionamos proyectos de marketing digital.

 

Somos, dicho por nuestros clientes, ojo, ese compañero de viaje fogueado y curtido que sabe lo que se hace y en cuya compañía se sienten seguros porque perciben que todo va a ir bien.

Gracias a la experiencia que hemos acumulado a lo largo de los años, así como al hecho (no te vamos a engañar) de haberlas pasado canutas alguna que otra vez, tenemos lo necesario para el buen gobierno de los proyectos, para anticiparnos a los problemas y, en caso de que resulte imposible esquivarlos, para reaccionar y reajustar a tiempo las piezas de la maquinaria y seguir avanzando hasta conseguir los resultados esperados.

 

En WEROI pensamos que todo viaje que merezca la pena implica aprendizaje y crecimiento.

Y que hay tres maneras de abordarlo:

  • Puedes decidir no viajar y perderte todo un mundo de posibilidades.
  • Puedes viajar solo y enfrentarte a los riesgos.
  • Puedes viajar en buena compañía y aprender hasta que un día puedas hacerlo solo.

 

Tú decides.