Transformación digital. ¿A ti también te inquieta este término? Pues no temas, no es para tanto

En WEROI preferimos hablar de adaptación a una nueva realidad comercial en la que internet juega un papel cada vez más relevante

 

Seguro que has escuchado esto más de una vez: “La transformación digital de las empresas ya está aquí”.

Transformación digital…

Si estás al frente de una empresa (o en su departamento comercial), a lo mejor te genera cierta desazón leer estas dos palabras, ¿no?

Es como si el término apelara a la urgencia, o al menos así nos lo parece a nosotros; como si alguien te expusiera al oído, bien alto: “Eh, tú, ¿diriges los designios comerciales de una empresa? ¿Y a qué esperas para trans-for-mar-la? Tú verás, pero si no lo haces, estarás perdido, acabarás en el infierno de los No-Transformados. Uuuuuuu”.

 

Fuera bromas, la cosa no es, por lo general, tan grave.

 

Ojo: decimos ‘por lo general’ porque sí que hay empresas que están (o han estado) inmersas en un proceso de transformación digital profundo, que afecta a prácticamente todas sus estructuras organizativas y procesos de trabajo. Un cambio, por otro lado, necesario para su supervivencia. Pensemos en sectores como el bancario o el turístico.

Y también están los ‘empresones’ como Inditex, El Corte Inglés, Iberdrola, Ikea, etcétera, que cada vez destinan más esfuerzos y recursos a la digitalización. Por ejemplo, utilizando el Big Data para predecir las tallas de ropa que más se van a demandar en las tiendas según el histórico de ventas; lanzando Apps para facilitar las compras de los clientes; desplegando una intensa actividad en redes sociales y empleándolas como nuevos canales de atención al cliente…

 

Sin embargo, el vocablo ‘transformación’ nos parece un poco heavy para referirnos a los cambios que afectan a los departamentos comerciales de todas las demás empresas, que son la mayoría.

Según la RAE, transformar significa “hacer cambiar de forma a alguien o algo; transmutar algo en otra cosa”. Y esto no es lo que está ocurriendo.

Las empresas no se transmutan en algo diferente a lo que son por analizar su mercado potencial digital, por estudiar a su competencia en internet o por activar una estrategia online y nuevas herramientas de captación de negocio.

Lo que hacen es amoldarse a una nueva realidad mercantil en la que internet juega un papel, es cierto, cada vez más relevante; pero no menos que el que siguen desempeñando, al menos por ahora, los comerciales de toda la vida, con sus cuidadas técnicas de persuasión; la asistencia a ferias en el extranjero o la publicidad en medios de comunicación tradicionales.

Ninguna (o casi ninguna) empresa que se adentre en el mundo digital deja de ser una cosa para convertirse en otra totalmente diferente. Más bien incorpora en su estrategia comercial un nuevo canal adicional de generación de oportunidades de negocio: internet. Nada más (o nada menos, según se mire).

 

A nosotros, por tanto, nos parece más acertado hablar de adaptación digital de las empresas.

 

Ahora bien, hecha esta matización, queremos transmitirte que no asumir esa nueva realidad mercantil e ignorar internet como canal de captación de clientes es, a nuestro juicio, un error.

Un error que siguen cometiendo aún muchas empresas.

El último estudio sobre digitalización Bankia Indicex, realizado sobre 5.000 compañías de todos los sectores, recoge entre sus conclusiones que sólo el 11% de esas firmas ha alcanzado la competitividad en internet, mientras que el 78% presenta aún “un amplio margen de mejora”.

El porqué las empresas siguen desdeñando internet como vía para mejorar su facturación es otra cuestión.

 

En WEROI nos hemos encontrado con un poco de todo:

 

  • Firmas que sencillamente no creen en el potencial del canal digital, y a las que trasladamos que, a lo largo de nuestra trayectoria, en WEROI hemos conseguido aumentar, de media, un 4% la facturación de nuestros clientes por medio de acciones comerciales digitales.
  • Empresas que aceptan la importancia del canal, pero que ven como algo traumático empezar a ordeñar la vaca de internet: nuevas incorporaciones de perfiles digitales, cambios en sus procesos internos… Temen precisamente una profunda transformación. Sin embargo, y por nuestra manera de trabajar, en WEROI facilitamos esa adaptación digital. Por eso estamos aquí. Nuestro equipo se convierte en un apéndice del departamento de marketing de las empresas durante los meses que lleve activar sus estrategias digitales. No hay nada traumático en el proceso, al contrario: es sencillo, llevadero y, sobre todo, productivo.
  • Empresas que descartan internet porque han observado que su competencia hace lo propio. Ahora bien, esto no garantiza que no se estén produciendo búsquedas en Google relacionadas con esos productos o servicios. Y en internet quien llega el primero (y sabiendo lo que tiene que hacer) golpea dos veces.

 

Como te decíamos un poco más arriba, en WEROI estamos convencidos (y podemos probarlo) de que es un error no prestar al marketing digital la atención que merece.

 

¿Y por qué?

 

1. Porque es cerrar los ojos a esa nueva realidad comercial de la que escribíamos. Hay todo un mundo virtual en el que están ocurriendo cantidad de cosas relacionadas con tus productos o servicios. Personas/empresas (¿cientos? ¿miles?) que los buscan cada día en internet, muchos de ellos clientes potenciales.

No interesarte por cómo se comportan (qué buscan; cómo lo hacen; en que países o nichos de mercado…) y por cómo podrías llegar a ellos, a través de qué herramientas digitales, es poco menos que arrojar piedras contra tu propio tejado, ¿no te parece?

 

2. Porque internet está cambiando muchas realidades. Lo vemos cada día. Piensa en los periódicos en papel, en los libros en papel, en las agencias de viajes o en la manera como compramos (Amazon, etc.).

También el marketing está cambiando, y lo digital va adquiriendo cada vez más relevancia.

 

Dinos, ¿vas a ser tú el último en asumirlo y actuar?