Logramos negocio para ti en internet sin tocar tu página web, en caso de que ya la tengas, u obligarte a crear una

  • En WEROI somos comerciales digitales. Nunca nos definiríamos como hacedores de páginas web, aunque también las hagamos por medio de colaboradores o partners de confianza con los que llevamos años trabajando

  • Porque no todos los caminos para lograr oportunidades comerciales en internet pasan por tener una página web

 

En WEROI generamos negocio en internet para las empresas que tienen como clientes a otras empresas (B2B). Nos convertimos en sus comerciales digitales. Les ayudamos a vender más; a captar distribuidores en mercados de exportación; a atraer talento a sus filas; a promocionar su participación en ferias y otros eventos…

Y utilizamos para ello todos los recursos y herramientas que ofrece el canal digital.

 

Sí, también la página web, aunque no solo y no siempre.

 

De hecho, tenemos por costumbre NO tocar esa página web a las primeras de cambio, en caso de que ya exista. Y en caso de que no exista, tampoco proponemos como primera e ineludible acción la creación de esa página web.

 

¿Sabes por qué?

 

En primer lugar, porque nuestra vocación es que las empresas logren resultados en internet lo antes posible, en pocos meses, y la renovación o creación de una página web para convertirla en una herramienta comercial que ofrezca resultados exige mucho tiempo y también mucho dinero por parte del cliente.

Y por otro lado: ¿bajo qué justificación se puede pedir a una empresa que se embarque en la laboriosa (y costosa) tarea de tirar abajo su web y/o crear una nueva antes de haber comprobado que internet, y en concreto esa herramienta digital, puede ayudarle efectivamente a captar más mercado/negocio?

 

Porque debes saber que no todos los caminos para lograr oportunidades comerciales en internet pasan obligatoriamente por tener una página web.

 

Y menos aún por tener una página web hiper-dimensionada, hecha a medida, con un diseño fastuoso y traducida a todos los idiomas.

Y que conste que no estamos en contra de ese tipo de webs. Al contrario, pero siempre y cuando cumplan el objetivo para el que fueron creadas.

Nos ha ocurrido no pocas veces que, tras analizar el mercado potencial digital de una empresa con una de estas webs ostentosas, nos hemos preguntado: ¿de verdad hacían falta esas alforjas para este viaje?

 

Piensa en el mundo offline, el de ‘carne y hueso’: ¿acaso te aventurarías a comprar a tu nuevo comercial en el país ‘X’ el coche más rápido y caro del mercado sin conocer si va a necesitar esa herramienta para realizar bien su trabajo?

¿No sería más inteligente analizar antes cómo va a ser su día a día para ofrecerle algo acorde a sus necesidades? ¿Y si lo que precisa es un coche pequeño, fácil de aparcar y que además consuma poco?

 

Como en todo, aquí también se trata de empezar la casa por los cimientos, no por el tejado.

 

Por eso nuestra lógica es esta: primero de todo nos preocupamos por saber si internet es o no para tu empresa un canal interesante para captar negocio. Y para eso no necesitamos una página web.

Ahora bien, si en ese proceso llegamos a la conclusión de que una web puede ser una herramienta potente en tu escalada comercial digital, entonces y solo entonces te aconsejamos que la implementes (o que la cambies o adaptes, si ya la tienes).

Y te decimos también cómo debería ser esa web, justificando el porqué con datos tras haber analizado a fondo la dimensión de tu mercado digital y cómo se están comportando tus clientes en internet. Porque a lo mejor te basta con una web sencilla hecha con un CMS de código abierto (WordPress u otro) y muy centrada en los productos y mercados con verdadera demanda digital.

 

Siguiendo con la metáfora de las casas: ¿por qué crees que en Andalucía las construcciones tienen unas características concretas (techos planos, patios interiores…) y en la Bretaña francesa otras tan diferentes (tejados puntiagudos de pizarra, numerosas ventanas para que entre luz…)?

 

Efectivamente: para adaptarse al clima imperante en el lugar.

 

Porque una casa de techo plano y patio interior en un lugar donde llueve más de la mitad de los días del año no sería eficiente, ¿verdad?

 

Pues lo mismo para tu web: si quieres que sea una herramienta eficaz, deberá adaptarse a las demandas de tus clientes digitales. Ni más ni menos.

 

En WEROI no nos definiríamos jamás como hacedores de páginas webs, aunque también las hagamos por medio de colaboradores o partners externos especializados y de confianza (con algunos llevamos casi 10 años de relación).

 

Somos comerciales digitales.

 

Utilizamos todas las herramientas que ayudan a las empresas a alcanzar objetivos comerciales en internet. Y la web puede ser (o no) una de estas herramientas.

Un buen comercial, ya sea en el canal offline o en el online, no se vale exclusivamente de un recurso para alcanzar sus metas, sino que se apoya en todos aquellos que sepa, previo análisis, que le van a resultar beneficiosos, ¿no es así?

Por eso, a lo sumo, cuando alguna empresa nos insiste en que quiere una página web o reformar la que ya tiene, lo que le proponemos es un proceso paralelo: el diseño y desarrollo de esa web al tiempo que activamos otras herramientas destinadas a obtener información y también RESULTADOS. Y una vez lista la web, la incorporamos a la estrategia digital con toda la intencionalidad.

 

Nunca pararíamos un proyecto digital hasta que una web esté lista. ¿Por qué perder un tiempo tan precioso?

 

¿Es que tu comercial de ‘carne y hueso’ debería permanecer estático hasta que le compres el coche que necesita? ¿No podría recurrir, mientras tanto, a otros medios/herramientas que le vayan proporcionando información del mercado que quiere conquistar, a la vez que resultados? El teléfono, otro tipo de transporte, alguien que le facilite ciertos datos y/o contactos…

 

Pues así funcionamos en WEROI.

 

Y esta metodología nos ha servido para que nuestros clientes consigan magníficos resultados. Con o sin ayuda de una web.

Una empresa del sector de la elevación empezó a colaborar con nosotros poco después de haber estrenado una página web. La implementación le había costado un buen dinero y no estaba dispuesta a tirar por la borda esa inversión. “Por supuesto”, le aclaramos.

Nos pusimos a trabajar y activamos otras herramientas digitales que, una vez diseñada la estrategia, consideramos podrían ayudarle a captar nuevos leads. Pues bien, en el transcurso de poco más de un año esta empresa logró lanzar ofertas por valor de 5 millones de euros (la mayoría aún en curso), con más de 200.000 euros en ventas.

En lo que respecta a la web, lo único que hicimos, salvo algún que otro pequeño ‘retoque’, fue empezar a trabajar el blog con contenidos enfocados a captar tráfico cualificado, a dar respuesta a las dudas más recurrentes de los clientes potenciales y a reforzar la imagen de marca de la empresa. Pero gran parte de los resultados llegaron por otras vías, a través de otras herramientas digitales.

 

Cuando mostramos a las empresas que nuestro trabajo de comerciales digitales va mucho más allá de las posibilidades que ofrece una página web, muchas se sorprenden al descubrir el inmenso mundo de oportunidades que se abre ante ellas.

Como el sol que disipa la noche y saca de la oscuridad un hermoso paisaje.

Qué nos dices, ¿te animas a descubrir el tuyo?